lunes, 7 de septiembre de 2009

LACTANCIA MATERNA Y ALIMENTACION COMPLEMENTARIA

INFORMACIÓN EXTRAÍDA DE FOLLETO DEL MINISTERIO DE SALUD DE LA NACIÓN, SOCIEDAD ARGENTINA DE PEDIATRÍA, UNICEF Y LA COMISIÓN ASESORA DE LACTANCIA MATERNA

Además de la leche...

- Le leche materna es el mejor alimento que pueden recibir los bebés porque contiene tolo lo que ellos necesitan. Además, los protege de las enfermedades y es muy rica.

- Sin embargo, a partir de los 6 meses los chicos necesitan más calorías y nutrientes que los de la leche de mamá. Por eso, es el momento justo para introducir otros alimentos adecuados, sin dejar la teta.

- Se puede continuar la lactancia hasta los 2 años y más.

- Es necesario que estos alimentos complementarios sean lo más nutritivos que sea posible. Por eso las comiditas deben ser espesas.

¿Por dónde empezar?

- Comience por darle una vez al día unas cucharaditas de papillas de sémola, polenta, fécula de maíz o purés de papa sin brotes, batata, mandioca, zapallo, zanahoria.

- Agregue a la papilla 1 cucharadita de leche en polvo fortificada y 1 cucharadita de aceite o manteca. También le puede agregar salsa blanca, ricota, o algún queso crema.

- No conviene agregar sal. Los alimentos tienen toda la sal natural que los chicos necesitan y no es bueno acostumbrarlos a los sabores muy salados.

- Una semana más adelante agréguele un trozo de carne sin grasa del tamaño de una cucharada sopera. Puede ser de vaca, pollo, conejo, cerdo; siempre bien cocida: (a la plancha, a la parrilla o hervida) y bien desmenuzada (rallada).

- Una vez por semana se puede reemplazar la carne por hígado (bien cocido o molido), o morcilla (solo la parte cremosa, sin piel ni partes duras).

- Como bebida, lo ideal es el agua hervida y enfriada. También jugos de frutas naturales, colados y diluidos con un poco de agua. No es necesario agregar azúcar.

A los 7 meses

- A esta altura se recomienda que los chicos hagan 2 a 3 comidas diarias (desayuno, almuerzo, merienda o cena). Ofrézcale siempre primero el pecho, luego el alimento complementario.

- A lo que ya comía se pueden agregar, de a poco, papillas de otros vegetales triturados (pulpa de zapallitos, calabaza) y fideítos (chicos y finos).

- Yema de huevo dura y pisada agregada a los purés y otras preparaciones.

- Papillas de arvejas y lentejas, bien cocidas y pasadas por un colador fino para sacarles la piel.

- Postres con leche como flanes, cremas de maicena, arroz con leche, polenta o sémola con leche. Puede usar la leche materna para prepararlas.

- Pan ligeramente tostado, bizcochos secos (tipo tostadas), galletitas dulces sin relleno, vainillas.

- Quesos cremosos, tipo frescos o de rallar como condimento en las preparaciones; yogurt.

- Es muy importante darles una fruta y una verdura de color amarillo, anaranjado o verde cada día.

Desde los 9 meses hacia el primer año:

- Pueden hacer 3 a 4 comidas al día (desayuno, almuerzo, merienda, cena y una pequeña comida entre horas, a media mañana o media tarde), además del pecho, todas las veces que quiera.

Ofrézcale siempre primero el pecho, y luego el alimento complementario.


Ya puede comer...

- Todas las frutas frescas, bien lavadas y peladas, en trocitos.

- Verduras y cereales en preparaciones como budines, con salsa blanca, con ricota, en ensaladas cortadas en trozos chicos.

- Pulpa de tomates (sin piel y sin semillas)

- Choclo rallado o triturado.

- Todos los pescados (cuidando muy bien de sacarles las espinas)

- Huevo entero, bien cocido y picado, o dentro de budines, tortillas y rellenos (dos o tres veces por semana pueden reemplazar la carne de ese día)

- Pastas rellenas y guisos con pocos condimentos.

- Los guisos y el puchero con trocitos de carne son nutritivos y económicos. Conviene acompañarlos con una fruta o con un postre de leche.

- Idealmente, el niño comerá algo de carne todos los días. Si esto no es posible, al menos 3 veces por semana.

Porque pueden contener elementos que podrían hacérles daño o que ellos todavía no son capaces de digerir bien...

EVITEMOS DARLES A LOS MÁS CHIQUITOS:

  • FIAMBRES, HAMBURGUESAS, SALCHICHAS, CHORIZOS.
  • SALSAS MUY CONDIMENTADAS Y PICANTES.
  • COMIDAS MUY CONDIMENTADAS O PICANTES.
  • NINGÚN TÉ DE YUYOS (TILO, MANZANILLA, ANÍS, ETC)
  • GASEOSAS, JUGOS ARTIFICIALES O HECHOS DE SOJA.
  • PRODUCTOS DE COPETÍN: PAPAS FRITAS DE BOLSA, CHIZITOS, PALITOS SALADOS.
  • FRITOS TODOS LOS DÍAS (SE PUEDE DAR FRTUTURAS HASTA DOS VECES POR SEMANA)
  • POSTRES QUE SE VENDEN PREPARADOS (LOS CASEROS SIEMPRE TIENEN MENOS CONSERVANTES)
  • MIEL ANTES DEL AÑO (SE LES PUEDE DAR A PARTIR DEL AÑO DE EDAD)
LOS 6 MESES SON EL MOMENTO JUSTO PARA QUE EL BEBÉ EMPIECE A COMER OTROS ALIMENTOS QUE NECESITA, SIN DEJAR LA TETA.
A PARTIR DEL AÑO ES BUENO QUE EL NIÑO/A COMPARTA LA MESA FAMILIAR.

Algunas sugerencias...

- Es bueno que el niño o niña tengan su propio plato desde que comienzan a comer. Así se puede saber cuánto comen cada vez.

- Al principio el bebé comerá una vez al día - en el almuerzo o cena -, cuando la mamá pueda estar más tranquila y predispuesta.

- Es muy importante que quien alimenta al niño lo mire, le hable y le sonría. Le podemos anunciar la comida con una canción o gesto.

- Es conveniente usar una cucharadita pequeña, de bordes lisos y suaves. Cuando empieza a comer con cuchara, el niño suele sacar la lengua y parece que rechaza la comida. No es así... ¡No se desanime! Si le pone el alimento en el centro de la lengua, evitará que lo escupa.

- No se preocupe si no come lo que usted espera. Es un proceso de aprendizaje: cada niño tiene su ritmo y debe ser respetado.

- Es muy importante no usar la comida como premio o castigo. Los alimentos son necesarios para crecer y será bueno que los chicos lo entiendan así desde el principio.

- De a poco el niño reconocerá el momento de cada comida como una rutina placentera, en la que puede participar activamente. Ofrézcale una cuchara para que ensaye comer por sí mismo y háblele de lo que le está dando.

- Es mejor incorporar los alimentos de a uno por vez para probar si el niño los va aceptando y detectar posibles alergias.

- Si el niño se enferma, no reduzca ni suspenda su alimentación. Al contrario: mantenga la lactancia y ofrézcale comidas simples, más seguidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada